Materia muerta

Son las cuatro de la mañana. Me acaban de comunicar que el anciano al que saqué del mar ha muerto. Estoy sorprendido. Parecía recuperado. Hace dos horas, me dijeron que había complicaciones. Por lo visto, un fallo cardio-respiratorio le ha causado la muerte. Era un vagabundo. Estaba en la zona del Millennium por su cercanía con la Cocina Económica. Nadie llorará su pérdida, eso creo. Pero a mí, me duele. Por una vez, me duele. Me veo reflejado en él. Además, me impliqué en su rescate. Deseaba que no muriese.
De todos modos, ¿qué es la muerte? ¿Cuándo se supone que algo muere? Me niego a aceptar que todas las células de ese anciano estén ya muertas. También me niego a aceptar que sus células no interactúan e interactuaban con las que forman lo que llamamos aire, con las de su ropa o con las del agua del mar. Al nivel más bajo de la composición de la materia, hablando de quarks y de leptones, no creo que el paisano deje de existir. Tal vez, en nuestra noción simplista de vida y muerte, esté ahora en la muerte. Esta reflexión me lleva a pensar que, quizás, yo no esté actuando tan mal. Al fin y al cabo, no mato, sólo hago pequeñas modificaciones, ni siquiera afecto a los neutrinos (¿alguien puede?).

1 comentario:

Maps dijo...

He visto tu blog y creo que podría interesarte el mio. Es un blog de creacion de relatos y tenemos una comunidad muy interesante en tuenti.
www.megagrupo.blogspot.com